La difusión de vídeos íntimos sin consentimiento ha vuelto a ser noticia en los últimos días. Hace ya algunos años el caso de una concejala de un pequeño pueblo de Toledo lo puso en el epicentro de las noticias. Aquel caso entre otras cuestiones, dejo en evidencia un vacío legal, aprovechado por desalmados e imprudentes. Una posterior reforma del Código Penal, subsanaba en parte aquel despropósito jurídico. Pero a la luz de los últimos acontecimientos parece que la reforma no ha surtido ningún efecto educativo . El marco jurídico que nos otorgamos como Estado de Derecho, debiera no solo servir como instrumento de castigo de conductas ilegales. Debiera ser un instrumento educativo. Con el que los ciudadanos entiendan porqué algunas de sus acciones son constitutivas de delitos. Así como el alcance de algunas conductas poco meditadas. Como puede ser la difusión de mensajes y otros contenidos en redes sociales, o por medios tecnológicos. Un ciudadano debidamente formado,
http://blog.hernandez-vilches.com/difusion-de-videos-intimos/

Anuncios